Hatha Vinyasa Flow es la disciplina que mas me gusta

Hatha Vinyasa Flow es la disciplina que mas me gusta

Qué es el Hatha Vinyasa 

Hatha comprende todas las posturas de yoga agrupadas todas ellas en familias, dependiendo de la parte del cuerpo a tratar en sus diferentes planos posibles.

La palabra Hatha (en sanscrito) significa: Ha= Sol y Tha= Luna, simbolizando éstos las dos partes en las que se dividen la esencia de cada ser. 

Lo que trabaja el Hatha Yoga a través de sus posturas es equilibrar y armonizar estas dos partes creando una unión, que es lo que significa la palabra Yoga. Unión del cuerpo, la mente y el espíritu y conseguir la armonía dentro de cada uno de nosotros.

Vinyasa significa movimiento. Por lo que Hatha Vinyasa significa, hacer las posturas de yoga en movimiento, a diferencia de la forma más tradicional de esta práctica, donde prima la exactitud de la postura, el mantenerla y respirarla para posteriormente salir de ella con mucha conciencia y detenimiento.

En el vinyasa, al incluir movimiento y transiciones entre posturas, la exactitud no es la misma que cuando estamos detenidos ajustando y aguantando la asana.

Por otro lado, el que sea más dinámica ayuda a un calentamiento del cuerpo más rápido. El calor y el movimiento generan un ritmo en la respiración que hace que aumente la energía y liberación de toxinas.

Y por último, la connotación Flow, palabra que significa Fluir, corresponde a la actitud y la respiración del practicante. Fluir en una práctica de asanas en movimiento coordinadas con la respiración. Este sería el concepto global de esta disciplina de yoga. Disfrutar de una serie de posturas que transitan fluidamente de unas a otras mediante una respiración consciente y un cuerpo que se deja llevar y explorar.

Mi evolución hacia el Hatha Vinyasa

Mi primer contacto con la práctica de Yoga fué cuando tenía 21 años. Iba a practicar Hatha yoga con una señora que impartía clases en su casa.

Recuerdo que me encantaba, sobre todo llegar a Savasana y llegar a estados de relajación tan profundos que  me hacían experimentar sensaciones maravillosas y salía de las prácticas abrazada a mi esterilla y con una sonrisa plácida en el rostro.

Pero no fué en ese período cuando que el Yoga entró en mi. Pasaron años, bastantes, hasta que a mis 32 años retomé la práctica. Esta vez empecé por Bikram Yoga pues una querida y cercana amiga mía se hizo profesora y por ella fué que retomé. Estuve un tiempo practicando Bikram. La tabla de 26 posturas que propone esta disciplina me encanta, muy favorecedora para espalda y rodillas. Pero de repente llegó a mi el Ashtanga Yoga y esta si que me impregnó por completo. Estuve casi dos años practicando Ashtanga a diario y fué entonces cuando se instaló completamente el Yoga en mi vida.

Una cosa llevó a la otra y me marché a la India 5 semanas a un Ashram en Mumbai donde hice el training de instructores. Fué una experiencia muy enriquecedora y digamos que ahí fué cuando realmente me hice yogui :)

Dos años después me estaba formando en Madrid como profesora en la escuela Internacional de Yoga en Madrid . A partir de aquí mi curiosidad y ganas de aprender más, me hicieron interesarme por el vinyasa, me encanta que las clases sean dinámicas, a veces como coreografías de baile. Siento que la energía fluye, que mi cuerpo se abre. Las posturas se suceden unas a otras con armonía.

Me gusta la variedad que ofrece el vinyasa y esa coordinación entre el movimiento y la respiración.

Beneficios del hatha Vinyasa

  • Tonificación de los músculos del cuerpo. Al estar en constante movimiento, hay mayor implicación de músculos al mismo tiempo.
  • Ayuda a coordinar y mejorar el sistema locomotor y el equilibrio.
  • Activación del sistema circulatorio, incremento del ritmo cardíaco provocando aumento de energía.
  • Liberación de toxinas gracias al aumento de temperatura que hace que sudemos y expulsemos los residuos que nos sobran.
  • Pérdida de peso, al estar en constante movimiento y generando calor haciendo que se disuelvan las grasas.
  • Ayuda a liberar stress y a dormir mejor por las noches.

Por lo general a mis alumnos les encanta que hagamos Vinyasa porque es variado y gracias a todo ese movimiento liberan y sueltan tensiones y salen de las prácticas como nuevos!

Namasté queridos lectores!

 

 


Publicación más reciente